Muere Sean Connery a los 90 años, el mejor James Bond de la historia

El actor Sean Connery, el mejor James Bond de la historia, ha muerto este sábado a los 90 años según ha informado la BBC. Ganador de un Oscar al mejor actor de reparto por su papel en Los intocables de Eliot Ness, el escocés fue el primer intérprete en dar vida al célebre agente, apareciendo en un total de siete películas entre 1962 y 1983. También ganó dos Bafta y tres Globos de Oro.

Falleció pacíficamente en Bahamas, mientras dormía y después de haberse encontrado «mal durante algún tiempo», ha señalado su hijo.

Connery destacó, asimismo, por participar en cintas como La caza del Octubre Rojo, Indiana Jones y la última cruzada, La liga de los hombres extraordinarios o La roca.

Fue Robin Hood y se puso a las órdenes de gigantes como Alfred Hitchcock (Marnie, la ladrona) o John Huston (El hombre que pudo reinar), pero si por algo será recordado es por ser el primer hombre que encarnó a James Bond, y probablemente por ser el que mejor lo hizo. Había cumplido 90 años el pasado mes de agosto.

Nacido en la ciudad escocesa de Edimburgo en 1930, hijo de un camionero y una limpiadora, tuvo una infancia complicada, creciendo en un ambiente marcado por las penurias económicas.

Dejó de ir al colegio a los 13 años para trabajar como repartidor de leche. Tras enrolarse durante un tiempo en la Marina británica, trabajó durante un tiempo en funerarias o el mundo de la construcción hasta que en la década de 1950 comenzó a hacerse un hueco como actor de películas y programas de televisión.

Sin embargo, su salto a la fama llegaría en 1962, cuando se adaptó a la gran pantalla la novela Dr. No, del escritor Ian Fleming. Agente 007 contra el Doctro No fue la primera vez de Sean Connery como James Bond, y tuvo tanto éxito que en los años posteriores siguieron seis entregas más de una saga que se ocupa un lugar privilegiado en la historia del cine: Desde Rusia con amor (1963), Goldfinger (1964), Operación Trueno (1965), Solo se vive dos veces (1967), Diamantes para la eternidad (1971) y Nunca digas nunca jamás (1983).

Fuente: El Español

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *