Pekín extrema las medidas contra un rebrote del virus que deja ya 51 casos

A última hora de la tarde local, las autoridades sanitarias municipales anunciaban que hoy se habían detectado otros nuevos ocho casos relacionados con el gran mercado de alimentos frescos de Xinfadi, el principal de la metrópolis, que se cerró a cal y canto el sábado.

Estos ocho nuevos contagios, junto a los 36 contabilizados ayer y los siete de los dos días anteriores, elevan a 51 las infecciones confirmadas que ha producido hasta el momento el brote de Xinfadi, cuyo origen todavía se desconoce.

Además, se han registrado 46 casos asintomáticos, que China no considera como confirmados y que se encuentran en cuarentena bajo estricta observación médica.

El municipio de Pekín ha pedido a los hospitales de la ciudad que realicen pruebas de ácido nucleico, test de anticuerpos, tomografías y análisis de sangre a todos los pacientes que lleguen con fiebre y les ha prohibido rechazar a ninguno de ellos.

LARGAS COLAS DE CIUDADANOS PARA HACERSE LA PRUEBA DEL VIRUS

El vicedirector del distrito capitalino de Fengtai, donde se encuentra Xinfadi, Zhang Jie, anunció que se realizarán pruebas de ácido nucleico a 46.000 residentes que viven en las cercanías del núcleo de distribución de alimentos para lo que se han habilitado 24 centros en esa zona de la ciudad.

Hasta el momento se han practicado test a 10.880 ciudadanos de Fengtai, en el suroeste de Pekín.

Además, se han hecho pruebas a 8.186 personas relacionadas con el mercado y se han analizado 5.803 muestras de productos u objetos recogidos en Xinfadi y todas ellas han arrojado resultado negativo, según Zhang.

En el distrito de Fengtai se podían observar hoy largas colas de centenares de ciudadanos esperando para hacerse la prueba del virus en los centros habilitados al efecto.

La zona de Huaxiang, en Fengtai ha elevado su nivel de alerta sanitaria hasta «alto riesgo» con lo que se ha convertido en el único lugar de toda China con ese grado de emergencia actualmente.

Otras seis zonas de la capital han incrementado su estado de alerta hasta el nivel medio.

El rebrote en la capital se produjo una semana después de que ésta hubiese rebajado su nivel de emergencia sanitaria del 2 al 3 el pasado 6 de junio.

El mercado de Xinfadi ocupa una superficie de 112 hectáreas y tiene 1.500 empleados y más de 4.000 titulares de puestos de venta.

Todo el personal y quienes hayan tenido contacto cercano con el mercado deberán hacer el test en uno de los 98 centros designados de Pekín, que en conjunto pueden realizar más de 90.000 pruebas al día.

La ciudad intensificó hoy la inspección de los mercados de productos frescos, cerdo congelado, ternera, cordero y productos avícolas.

También se examinarán otros negocios, incluidos supermercados y restaurantes, para garantizar la no contaminación de los productos.

UN CONDUCTOR DE UN AUTOBÚS DEL AEROPUERTO ENTRE LOS CONTAGIADOS

Un conductor de autobús que realiza el transporte en el aeropuerto de aviación civil de Pekín es uno de los nuevos casos confirmados, indicaron hoy las autoridades sanitarias municipales.

El hombre, de 56 años, vive en el distrito de Xicheng, donde se detectó el primer caso el pasado jueves, y visitó el mercado de Xinfadi el 3 de junio.

Se sintió mal dos días después y el pasado viernes fue diagnosticado como confirmado en el hospital de Xuanwu.

Según el diario Beijing News, el conductor llevaba meses sin ir al trabajo por lo que no ha tenido contacto con ningún viajero.

El hospital de Guangwai en el distrito de Xicheng anunció hoy que ha entrado en «modo de emergencia de tiempos de guerra» y ha solicitado a todo su personal médico que permanezca en su puesto sin tomarse tiempo de descanso ante cualquier eventualidad.

La ciudad de Shulan, en el noreste de China, que vivió otro rebrote recientemente y aisló a cerca de 8.000 personas, ha aconsejado a sus residentes que no viajen a la capital y ordenado a los que regresen de ella que informen al llegar a sus comunidades de vecinos.

Otra ciudades cercanas a Pekín, como varias de la vecina provincia de Hebei, enviaron hoy 300 toneladas de vegetales frescos a la capital para contribuir a paliar el efecto del cierre del mercado de Xinfadi, que suministraba el 90 por ciento de estos productos a la ciudad.

En cualquier caso, según la televisión estatal, los supermercados de Pekín han incrementado su suministro de vegetales con otras fuentes y disponen actualmente de tres veces la cantidad media habitual diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *